CEDITRANE MEDICAL GROUP

Tratamientos que realizamos

Tratamientos farmacológicos

En nuestra unidad del dolor, llevamos a cabo tratamientos farmacológicos individualizados para cada uno de nuestros pacientes. Mediante dichos tratamientos, queremos procurarles una mejor calidad de vida, y para ello debemos conocer bien a cada paciente, su idiosincrasia, las patologías que sufre, el trabajo que desempeña, la actividad física que realiza, la intensidad del dolor que padece, entre otras variables.

Para optimizar los resultados de los tratamientos farmacológicos, en Ceditrane Medical Group llevamos a cabo, no solamente la prescripción de los tratamientos farmacológicos, sino una exhaustiva supervisión, evaluación, seguimiento y apoyo, durante todo el proceso.

Dicho seguimiento y supervisión,  depende de la tipología del dolor que sufre el paciente y/o de la escala del tratamiento analgésico señalada por la OMS, en el que se encuentra.

Infiltraciones articulares

Mediante esta técnica buscamos la obtención de resultados definitivos en la mejoría del dolor y la calidad de vida de los pacientes que sufren patologías que afectan al aparato locomotor.

La infiltración consiste en inyectar, interarticularmente sustancias far-macológicas con efecto analgésico (esteroides) y antinflamatorio, con el objetivo de tratar localmente el dolor e inflamación de la zona afectada.

Estas infiltraciones pueden llevarse a cabo en toda aquella patología inflamatoria de tejidos blandos, e inflamatoria articular. Puede infil-trarse en rodilla, cadera, hombro, codo,  tobillo, columna, mano, pie y muñeca.

Dicho tratamiento lo realizamos en nuestras consultas de la unidad del dolor, no es necesario llevarlo a cabo en un quirófano.

Bloqueos nerviosos guiados por ecografía o radioscopia

Este tratamiento que realizamos en nuestra unidad del dolor, radica en aplicar anestésicos locales (lidocaína o bupivacaína), antinflamatorios, o bien ambos a la vez, en un lugar específico para obtener la información diagnóstica, provocando un bloqueo nervioso, que lo convierte en un tratamiento idóneo para tratar el dolor en determinados pacientes.

El bloqueo establece el origen del dolor, logra el desvanecimiento del dolor y predice el resultado de intervenciones permanentes, previniendo las secuelas dolorosas en aquellos procedimientos que pueden llegar a causar dolor, como podría ser el caso del miembro fantasma.

Los bloqueos nerviosos guiados pueden realizarse o bien bajo control ecográfico o radioscópico. La técnica depende del tipo de bloqueo que queramos obtener.

Radiofrecuencia

La radiofrecuencia es una técnica intervencionista que se utiliza para tratar el dolor. Se trata de un procedimiento médico sencillo, que se lleva a cabo en quirófano y por un médico experto en la técnica.

Cuando un paciente tiene lesionada una región anatómica lesionada (rodilla, columna, hombro entre otros), sus nervios en dicha zona se hiperactivan y envían al cerebro una señal que lo percibe como una señal de dolor.

Mediante la radiofrecuencia aplicamos energía con la máxima precisión hacia los nervios afectados, con el objetivo de eliminar dicha señal del dolor que se envía al cerebro, ofreciendo a nuestro paciente alivio, y una mejor calidad de vida.

Este tratamiento se lleva a cabo con anestesia local. Se realiza en régimen ambulatorio, adquiriendo el alta a domicilio en aproximadamente una hora tras el procedimiento.

Duración de los resultados obtenidos

Según los estudios clínicos realizados, podemos afirmar que los resultados del tratamiento pueden producirse; entre varios meses hasta los dos años. El resultado dependerá del paciente, de su peso, estado de su musculatura. Una vez realizado el mismo, el paciente deberá fortalecer su musculatura, y practicar una actividad física adaptada a sus circunstancias, al menos tres veces por semana. Además también deberá de seguir unos hábitos posturales apropiado.

En el caso de que reaparezcan los síntomas, puede repetirse el trata-miento de radiofrecuencia.

Epiduroscopia

La epiduroscopia consiste en acceder al espacio epidural (es el espacio que  rodea la médula espinal y a las estructuras nerviosas) a través de un endoscopio flexible de fibra óptica. El endoscopio tiene un diámetro de aproximadamente 3mm de diámetro. Mediante el mismo podemos visualizar en una pantalla, y en tiempo real el interior de la columna.

Se trata de una técnica diagnóstica y terapéutica, ya que además de localizar con certeza el lugar de la lesión, también podemos introducir un catéter con balón, un sistema de radiofrecuencia coablativa o incluso un sistema láser para romper las adherencias que causan el dolor.

La epiduroscopia, la solemos utilizar en aquellos pacientes que tras ser intervenidos de la columna vertebral, vuelvan a padecer algún tipo de dolor crónico en las extremidades o bien en la región lumbar.

Este síndrome lo llamamos postlaminectomía o síndrome de cirugía fallida de espalda.

En ocasiones tras la cirugía se pueden producir adherencias o bien fibrosis en el espacio epidural provocando una compresión e inflamación de la raíz nerviosa provocando la reaparición del dolor.

Neuromodulación medular

La neuromodulación consiste en la inserción bajo la piel, de una batería que mediante un electrodo, emite estímulos eléctricos muy precisos a la médula ósea, provocando un hormigueo agradable a la zona donde se siente dolor, procurándole alivio. En la actualidad existen también,  modelos que no provocan dicho hormigueo.

La neuromodulación medular es un procedimiento que llevamos a cabo en Ceditrane Medical Group, para tratar el dolor, con mucha trayectoria y con una gran evidencia científica, no obstante y a pesar de ello, no puede utilizarse en todo tipo de dolores, es por ello que debes de consultar con un médico experto en dolor.

Tipos de neurmoduladores medulares

Existen de dos tipos, los que funcionan mediante generadores, y los que funcionan a pilas que cuando se agotan hay que cambiarlos quirúrgicamente.

Los que funcionan mediante gene-radores tienen una vida útil de entre siete y doce años aproximadamente.

Es el médico especialista quien informa al paciente sobre el tipo de neuromo-dulador medular que se le implantará, en función de la necesidad energética que requiera. La toma de decisión se lleva a cabo en la fase de prueba.

Pens

La Pens, “neuroestimulación eléctrica percutánea de nervio”, se utiliza en pacientes que no responden a los tratamientos convencionales, con dolores neuropáticos localizados con alodinia o hiperalgesia. Dolores neuropáticos localizados. Neuralgia occipital, intercostal, dolor inguinal postquirúrgico, trigémino o postmas-tectomía.

Consiste en la aplicación de una corriente eléctrica de bajo voltaje, mediante una aguja, directamente sobre el tejido subcutáneo adya-cente o el nervio.

La alternancia más eficaz está entre 2Hz y 100 Hz.

La Pens se lleva a cabo en un medio hospitalario. En primer lugar se prepara la zona de forma estéril y se localiza la zona de alodinia. Se  lleva a cabo una punción con la aguja-electrodo en dicha zona, a no más de 3 cm. de profundidad. Posteriormente se conecta con el generador y se realiza una primera prueba con una estimulación hasta que el paciente percibe el estímulo en la zona de forma cómoda. Posteriormente se lleva a cabo el tratamiento completo que tiene una durante de veinticinco minutos.

El tratamiento se lleva a cabo en régimen ambulatorio, con anestesia local, incluso sin la misma es factible, dado que la aguja es atraumática y no suele ser un procedimiento doloroso. Se realiza en un régimen ambulatorio, obteniendo el alta a domicilio treinta minutos después del tratamiento.

Duración de los resultados obtenidos

Según los resultados de los estudios realizados, los resultados pueden conservarse durante varios meses, incluso más de un año.

Si los síntomas reaparecen, se puede llevar a cabo la terapia nuevamente.

Infiltración epidural /Bloqueo epidural

Este tratamiento ser lleva a cabo para abordar el dolor de miembros inferiores, como la ciática, como analgesia para el parto con la colocación de un catéter, estenosis de canal, síndrome de dolor regional complejo, hernia discal con radiculopatía, neuralgia posterapéutica, pacientes con síntomas multinivel o clínica de dolor bilateral, el bloqueo epidural sería más efectivo.

Este tratamiento, se realiza bajo anestesia local, en régimen ambulatorio, requiriendo una observación posterior. El paciente puede sentir debilidad de las extremidades durante unos treinta o noventa minutos, como consecuencia  de la infiltración de anestésico.

Adhesiolisis

La adhesiolisis es un procedimiento indicado en pacientes con síndrome postlaminectomía tras una cirugía fallida de columna, que padecen con el tiempo de fibrosis, que le provoca un daño del nervio y un dolor crónico, semejante al su padecen los pacientes con ciática.

Mediante este procedimiento lo que hacemos, es acceder al espacio epidural, más cercana al coxis, desde donde navegamos guiándonos por un fluoroscopio (rayos x) y con un catéter especial que contiene electrodos en la punta. Al alcanzar el punto de la fibrosis se administra suero fisiológico y anestésicos locales procurando deshacer las adhesiones.

En el mismo procedimiento realizamos un tratamiento de radiofrecuencia intrancanal del nervio afectado que provoca el dolor. Es un tratamiento eficaz

Este tratamiento, se realiza bajo anestesia local, y con una ligera sedación para lograr que coopere también el paciente, dado que se requiere que nos indique las sensaciones que tiene así como como el lugar donde nota la estimulación.

En Ceditrane Medical Group, llevamos a cabo el tratamiento en régimen ambulatorio, obteniendo el alta a domicilio entre una o dos horas después del tratamiento.

Técnicas guiadas ecográficamente

En la medicina del dolor y su tratamiento, nos encontramos con múltiples técnicas intervencionistas y en la actualidad la guiada ecográficamente es una de las más recomendadas puesto que no emite ningún tipo de radiación, permite explorar todas las estructuras superficiales y profundas. Permite observar estructuras como vasos, pleura, víscera proporcionando mayor seguridad al procedimiento.

En dichas técnicas se utilizan dos tipos de sondas, la lineal para estructuras más superficiales y la convexa para las estructuras más profundas.

En Ceditrane Medical Group, las técnicas  que utilizamos ecoguiadas son:

 

  • Infiltraciones con o sin toxina botulínica del músculo cuadrado lumbar, psoas, piriforme u obturador interno.
  • Infiltraciones con o sin toxina botulínica de la musculatura de la cintura escapular.
  • Bloqueo de facetas cervicales o bien lumbares
  • Bloqueo de articulación sacroiliaca.
  • Bloqueo articulares de cadera, hombro, rodilla
  • Bloqueo de nervios periféricos: nervio occipital (para tratar las cefaleas), n. Pectoral (para tratar el dolor postmastectomía), n. Ilioinguinal e iliohipogástrico (para tratar el dolor posther-niorrafia, postvasectomía…), n. Femorocutáneo (para tratar la meralgia parestésica, el dolor postartroscopia de cadera…), n. Tibial posterior (Síndrome del tunel del tarso)…
  • Radiofrecuencia pulsada del n. Supraescapular para hombro doloroso.
  • Radiofrecuencia pulsada de nervios periféricos.

Toxina botulínica

En Ceditrane Medical Group, utilizamos este tratamiento para aliviar el dolor mediante la relajación o bloqueo músculo o grupo de músculos, responsables del mismo.

Este tratamiento consiste en la infiltración intramuscular de 100 UI de toxina botulínica por grupo muscular.

En nuestra unidad del dolor, utilizamos este procedimiento para paliar dolores en las piernas y brazos, para tratar dolores de cabeza (cefaleas, migraña crónica, espasticidad focal: dolores en la ATM (articulación temporomandibular), tratar la distonía y el síndrome miofascial.

Dicho tratamiento lo realizamos en nuestras consultas de la unidad del dolor, no es necesario que se realice en un quirófano.

Carmen Julia Guerra Medina - Doctoralia.es

También puedes contactar con nosotros, llamando al  935 661 225  o enviando un e-mail a administracion@ceditrane.com